Desde el puente de los sueños: Los Reyes Magos

20200104_114103

La noche de Reyes es uno de los recuerdos más hermosos que guardo de mi infancia. Como todo niño, preparaba mi lista interminable de regalos ordenándolos por orden de preferencia. Me costaba conciliar el sueño porque me venía a la memoria una frase repetida a lo largo del año por mi madre y por todas las madres de España: “Si te portas mal, los Reyes Magos te traerán carbón”. Al final, siempre podía más la magnificencia y generosidad de los Reyes que mi comportamiento.

Viajando por el mundo aprendí que Dios no solo les había dado la responsabilidad de repartir juguetes a Gaspar, Melchor y Baltasar, sino que también se la dio a Santa Claus, a Papa Noel, al Niño Dios, e incluso al Olentzero. Y que, si su misión era dar regalos, todos debían ser buenas personas. Y aprendí, sobre todo, que nadie tiene derecho a robarle a ningún niño la ilusión de esperar su regalo de Navidad, porque los Reyes Magos son capaces de colarse saltando cualquier muro. Por eso son Magos.

Como todos los años, en mi parroquia de Little Flower de El Paso, Texas, pedimos que nos llenaran nuestro árbol de Navidad con juguetes para compartir. Y, como por arte de magia, la magia de la Navidad, esa que hace que tu corazón se enternezca y sea solidario, nuestro árbol amanecía cada mañana con más y más juguetes. Mi intención era repartirlos en nombre de los Reyes Magos, el día 4 de enero entre los niños que esperan con sus papás en los puentes que separan Ciudad Juárez (México) de El Paso (Texas). Pero el frío hizo que reacomodasen a las familias en un refugio más cálido donde pasar las noches.

Me acompañó Brenda y llenamos la camioneta hasta los topes. Crucé los dedos al pasar a México para que el semáforo que controla el ingreso estuviese verde. Así fue. Parece que los Reyes Magos se apresuraron a allanarnos el camino. Llegamos a la Casa del Migrante en Ciudad Juárez y al vernos llenos de regalos, a los niños se les iluminó la cara.

Me dice mi mamá que eres amigo de los Reyes Magos y que por eso te han dado regalo para nosotros. ¿Cómo sabían que estábamos aquí y no en nuestra casa de Guatemala?

Es que los Reyes son muy listos, cariño, acerté a responder, y nunca se olvidan de los niños y de las niñas buenas.

Me dio un abrazo que me supo a gloria y se fue corriendo gritando gracias.

Volví con la carita de Teresa grabada a fuego en mi corazón y con una sonrisa de esas que se te quedan en la cara cuando eres feliz.

Les he prometido volver con los pavos que recolectamos en el Día de Acción de Gracias para cooperar de alguna forma en la alimentación de tantos que llegan cada día.

– ¿Podemos quedarnos aquí?

– ¿Cuántos sois?

– Contando a los niños de pecho somos nueve.

La voluntaria, con una sonrisa esplendorosa les dice que si, que se sientan en su casa y que ahora les encuentra un rinconcito para guardar sus cosas.

Me viene a la memoria la letra de las Posaditas: “Entren santos peregrinos, reciban este rincón, que, aunque es pobre la morada, se las doy de corazón”.

Solo los limpios de corazón son capaces de reconocer a Dios en un niño y de vivir todos y cada uno de los días del año el milagro de la Navidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una respuesta a “Desde el puente de los sueños: Los Reyes Magos

  1. Bello texto,amigo….Espero de corazon que las cosas vayan marchando bien por alli…. Abrazo fraterno!!!!!! *SERU

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s