Africa ken kahuthukuma hoh keyan: Mayo 2009

abuelo y nietas

Viernes, 1 de mayo del 2009

Puntuales llegan a Lungi Jesús, Kike y Eduardo. Vienen con una corte de pedigüeños en busca de la propina detrás de ellos. Hay un dicho argentino que dice que todos los días llega un tonto a Buenos Aires, que lo bueno es encontrárselo el primero. Algo así deben de pensar la marabunta de gente de todo pelaje que espera los aterrizajes. Vienen con uniforme, sin él, o con el carnet de conducir colgado al cuello como si fuese una placa del FBI.  Siempre pica algún incauto.

-I´m customs people give me something because I help them to free their bags. (Soy de aduanas y me tienes que dar algo porque les ayude a pasar las maletas libremente)

Le contesto que soy Grandpa y que por mí ya puede comenzar a abrirlas. Otro, vestido con uniforme del ejército se pone pesado y les comienzo a gritar que no les voy a dar ni un centavo. Hasta que se acerca el mero-mero en plan zalamero. Dice ser un inspector que se cuida de que todo vaya bien y de que no haya corrupción. Me abre la puerta y casi se la estampo en la cara.

Vienen molidos, pero en el camino de regreso no hay quien pueda dar una cabezada.

Llegamos a la Misión con la amanecida, y deciden dar una vuelta para tantear el terreno antes de descansar un rato.

Por la tarde siesta monumental. Cena deliciosa preparada por las catalanas y jugosa sobremesa haciendo planes para el día siguiente.

Estoy reventado. ¡Bendita la hora en que le enseñé a conducir a Medo!

img_1142

Sábado, 2 de mayo del 2009

Como no hay tiempo que perder, mientras las catalanas atienden una fila interminable de enfermos y de miserias, los abuelos, como cariñosamente les llamamos a Jesús, Kike y Eduardo, han comenzado a montar las máquinas que nos enviaron en el contenedor.

La verdad es que este año como que nos hemos organizado mejor en el tema del voluntariado. A la hora de la comida da gusto sentarse a la mesa por la cara de felicidad que traen todos con la tarea hecha. Y luego los comentarios: sierras por aquí, tendones y bisturí por allá… Y hernias inguinales, y umbilicales, y testiculares dignas de entrar en el libro Güines.

Domingo, 3 de mayo del 2009

Misa en el Santuario. Aprovecho para presentar a las catalanas y a los abuelos a toda la comunidad. En un rasgo de generosidad le doy 10 mil leones a cada uno para que me los devuelvan en la colecta. Todo bien hasta el final: los cantos, las ofrendas, la paz… Incluso veo lágrimas en los ojos de los Eduardo y de Noemi.

Bassie lee los avisos y comenta cuanto ha salido de colecta en kriol. No lo hablo, pero lo entiendo bastante bien. Dice que la colecta ha sido de 50 mil leones y todo el mundo aplaude. Pregunto:

-¿50 mil leones? Imposible. He dado 10 mil en billetes de 5 mil a cada voluntario y son 7, lo que significa que no puede haber salido menos de 70 mil.

Se arma un lio tremendo con el consabido ¡ebooooooooooooooooo!

Les digo que alguien, desde el altar a donde canta el coro (6 metros), se ha robado el dinero, y que por eso no paso. Rebecca me dice ofendidísima que no le gusta que se desconfíe de ella (es la que lo cuenta antes de entregarlo a Bassie) porque toda la vida ha hecho lo mismo y nunca ha tenido problemas.

No quiero ni imaginarme todo el dinero que se habrán robado. Nuestros amigos españoles no se lo pueden creer.

-¡Bienvenidos a África!, les digo.

Lunes, 4 de mayo del 2009

Le había pedido a Manuel que no madrugase para que descansase un poco más, pero me ha sorprendido levantándose para acompañarme a misa.

El consultorio de “las catalanas” está a tope: han repartido 120 números y a todos atienden con una sonrisa. A este paso me van a eclipsar a las cubanas.

Anna me enseña un tendón con necrosis y gusanos dentro. Le consulta a Quique si lo corta. Yo le digo que haga lo que crea conveniente porque la mujer es anciana y si no le limpia el pie la infección la va a matar. Deciden cortar y ver qué pasa.

Noemí me pasa otras dos notas más:

Musu Sesay, tres años y 5.6 kilos de peso.

Feren Kamara, 11 meses y 3.5 kilos.

¿Sobrevivirán? Solo Papá God lo sabe. Nosotros hacemos lo que podemos, o sea, enviarlas inmediatamente a Magbenteh Hospital, al programa para desnutridos de UNICEF.

Eduardo se ha quedado paralizado viendo a las niñas. A Jesús, mi cuñado, le pasó lo mismo ayer. Me dice que no se le quita la chiquilla de la cabeza. Les digo que quizás me he endurecido, que intento cambiar las estadísticas, pero que nos es prácticamente imposible… Y que no podemos morir en cada niño a pesar de que su dolor sea el nuestro, porque lo es, y de que hayamos tenido que aprender a llorar hacia adentro.

El horno para asar y hacer pan está prácticamente terminado. También va muy adelantada la instalación de las máquinas de ebanistería.

Quique se ha empeñado en dar movilidad a la mano de Regina Kalawah, una chiquilla a la que los rebeldes le reventaron el brazo de un balazo en Kono afectándole los tendones. La ha citado todos los días a las 5 de la tarde para recordar sus tiempos de fisioterapeuta.

Nos vamos a repartir ropa, comida y juguetes a MIle 14. No hay forma de que entiendan que todo es para ellos y que terminaremos antes con un mínimo de orden. He visto que una mujer intentaba colar a su hijo dos veces y me he enojado un montón. No me gusta, a pesar de entender su miseria, que sean egoístas y no vean la necesidad de su vecino. He parado la distribución teatralizando mi enojo para impresionarles y nos hemos ido para Kabaneh. Allí no había forma de hacer una fila, así que he continuado hasta Kamankay. Se nota cuando en las aldeas tienen un buen líder. Simón se ha encargado de que la distribución se hiciese en orden y sin problemas.

Para cenar, pepinos y tabla de salchichón, queso de oveja, jamón y chorizo. Naturalmente, la bota de vino pasa de mano en mano porque como dice Eduardo, “no debe parar”.

Noemí ha soltado la frase del día:

-“Oye, Grandpa, y los próximos que vienen ¿son religiosos, o personas normales?”

Manuel y yo nos hemos mirado y hemos soltado una carcajada al unísono.

Jamer está en la cama con dolor de cabeza. No sé por qué me da, que a él también le ha dado un meneo el falciparum. Veremos, porque sería su primera malaria en un año. El pájaro casi se larga a Filipinas sin catarla.

Las doctoras hacen un rompecabezas con Coco mientras los riojanos y un servidor nos tomamos una bota de cerveza con sprite (algo así como la gaseosa) en el porche. El bueno de Quique se encarga de que la temperatura de las bebidas sea la adecuada. Yo, por mi parte he escondido el famoso goteo de lejía de Natán para poder tomar agua en condiciones. Hoy en misa casi vomito purificando el cáliz.

img_0090

Martes 5 de mayo del 2009

Hoy la sala de espera de las doctoras ha estado menos llena y han podido terminar a una hora prudencial para comer.

Los tres mosqueteros (Jesús, Kike y Eduardo) andan de abajo para arriba en sus cosas.

Lo que me sospechaba: hemos vivido en directo la primera malaria de nuestro hermano Jamer. No le hace ninguna gracia, pero ya se acostumbrará. Para tranquilizarlo le he dicho que yo también me quiero ir a mi tierra en cuanto siento los síntomas, pero que luego uno se recupera también psíquicamente y vuelve la ilusión de nuevo.

Nos visita Joseph y Noemi nos regala otra perla:

-Me gusta que venga Joseph porque trae alegría y armonía a esta casa.

Le hemos pedido que nos visite más frecuentemente, por lo de la armonía, digo.

Me llama Fede diciéndome que se viene con Momodu en Agosto, pero con intención de regresarse a España con el niño para que le hagan una nueva operación en los pies.

Ha venido medio Kamabai a ver el Arsenal-Manchester. Lo han visto sin sonido porque creo que ya os conté que nos habían robado los altavoces. Antes del partido he aprovechado para decirles que a quienes realmente perjudican los ladrones son a ellos mismos.

Viernes, 8 de mayo del 2009

Me he quedado dormido por la mañana, supongo que reventado. Los trabajos siguen a buen ritmo y la consulta de las catalanas está cada día más llena. Parece que se ha corrido la voz de que se van el domingo y todos quieren aprovechar la ocasión para que les den atención médica de calidad. Es un gusto verlas trabajar: siempre con la sonrisa en los labios y el chupa-chus en la mano.

Ha venido el Inspector de CID Koroma para preguntarme qué hacía con Christiana. Hemos decidido asustarla un poco reteniéndola en la cárcel 72 horas y dejarla en libertad sin cargos. Y es que por mucho que me enoje, no me veo destruyendo la vida de nadie. No he venido a Sierra Leona a mandar a gente a la cárcel, sino a intentar ayudarla desde su propia realidad.

Manuel se ha ido con Noemi, y las dos Anas a repartir ropa, juguetes y comida a Kamayeh, y yo  me he ido con Medo a Kamoi y Bumbandain a tratar de conseguir un chivo para que lo ase Jesús en el nuevo horno y celebremos la despedida de las chicas como Dios manda.

De sobremesa unos corridos con la guitarra, 4 en raya y un puzle.

Coco anda por Kasomia durmiendo en baffa. Quiere terminar su trabajo con broche de oro y no escatima esfuerzos para visitar todas las escuelas. La verdad es que con lo que ha madurado (en cuanto a trabajo de campo en África me refiero no en cuanto a persona) será un elemento muy valioso donde quiera que vaya. Y una poquita culpa de ello tendremos los Agustinos Recoletos.

Viene Abe para llevarse a Jamer al hospital Holy Spirit de Makeni. Nos llama después de los análisis de sangre: tiene tifoidea y malaria. El doctor lo deja internado.

Sábado, 9 de mayo del 2009

Noemí me repetía como una cantinela:

-Grandpa, llévanos al hospital de desnutridos, llévanos al hospital de desnutridos…

Y allí que nos fuimos, al hospital Magbenteh de Makeni, a pesar de no hacerme a mí ninguna gracia volver a ver ese espectáculo dantesco. Lo cierto es que queríamos estar seguro de que todos los niños que enviamos después de pasar consulta, habían ido. Nos alegró el ver que todos estaban ingresados, excepto uno. Aquel que le quitaba el sueño a mi cuñado. Les prometí darme una vuelta por Kayonkro y denunciar a la madre por gastarse el dinero en otros menesteres.

A todos les doy dinero para el transporte, pero hay quien prefiere comprar arroz para los otros 9 hijos hambrientos que esperan en la baffa, y dejar que uno se les muera. Lo que para nosotros es una crueldad, para ellos es cuestión de supervivencia. Además, eso dicen las estadísticas del Biriwa: cuatro de cada diez niños no cumplirán los 5 años. ¿Para qué luchar contra el destino?

Domingo, 10 de mayo del 2009

No puedes atar el corazón a una sola presencia, como no puedes atar cada nota de la partitura. Dejar fluir y disfrutar de la melodía sin aprisionar violines o guitarras es un arte. Solo dejando partir, puedes anidar en tu corazón otras presencias. En Sierra Leona los hola y los adioses se suceden a una velocidad vertiginosa. Y todos nos iluminan la cara al llegar y nos parten el alma en la despedida. Se llaman, María y Manel…., y Celia, Natan y Marta…, Noemi con las dos Anas, la Isart y la Avecilla, o Jesús, Kike y Eduardo… Cada uno aporta lo que tiene y lo que es. Y todos vuelven a casa con las maletas vacías y el corazón lleno.

Hoy dijimos adiós a nuestras catalanas. Las tres amables, las tres profesionales como la copa de un pino, las tres Madre Teresa de Calcuta, como les llamo yo cuando se dejan llevar por el instinto de la generosidad. Nos han enriquecido y se han enriquecido, que es lo importante. Y serán eco de nuestra realidad de injusticia allá donde el viento las lleve. De eso se trata, de no quedar indiferente ante la miseria. Cabría preguntarse si el ser capaz de sostener ciertas miradas sin que se nos revuelvan las entrañas no es  indicativo de que algo se nos murió dentro.

img_1132

Hemos salido a los 8 de la mañana de excursión a la Playa, a Florence Restaurant de mi amigo italiano Franco. Nos acompañan Medo, Adama y Bernardette. En Waterloo recogeremos a Jeneba y a Christiana (no la que me robó). Jesús y Kike quieren pasar un día con sus ahijadas y ningún sitio mejor que la playa.

En Waterloo conocieron el lado oscuro del País, ese que te amarga el alma de impotencia al darte cuenta de que todos tus desvelos son para nada. ¿O sirven de algo? Os cuento.

Esperamos alrededor de 30 minutos a que llegasen Jeneba y Christiana. Al arrancar contentos y relajados, se oye un fuerte golpe en el Toyota y la rueda salta un pequeño obstáculo. Me bajo y me encuentro un hombre tirado en la carretera. Me acorrala un montón de gente con cara de pocos amigos. Uno de ellos, viene con 4 policías. Quieren que lleve al hombre que he atropellado al hospital, que vaya a la comisaria para hacer una declaración, y me quitan la licencia de manejar. Grito:

-Ni voy a ir a declarar, ni pienso llevar a ese sinvergüenza al hospital.

-I´m pólice officer (soy agente de policía).

-Y yo soy Grandpa, el Padre José Luis de Kamabai y no me muevo. Además no te preocupes que viajan conmigo 3 buenas doctoras para examinarlo.

Pido a Noemí que lo haga y me dice que está mejor que yo. Así que me río y le digo al policía que pararon al coche equivocado. Se enoja conmigo, pero no cedo.

-I´m going to hit his balls to see if he is alive, le digo. Lo escribo en ingles porque en español suena un poco burro.

En cuanto me oyen que voy a pegar una patada al atropellado en sus partes nobles se lo llevan de allí a otro lado.

El policía insiste y me quieren llevar detenido, así que estallo.

-Mira, le digo, no me vas a fastidiar mi día de playa. Si ese tío se muere, me buscas en Kamabai. Si te gusta mi carnet de conducir, te lo quedas. Ya me lo llevaras tu personalmente a mi casa pidiéndome disculpas cuando le informe de esto a tu Jefe Acha Kamara (Jefe Supremos de la Policía de Sierra Leona, procedente de Kamabai, y cuyo teléfono guardo en mi agenda como un tesoro).

Acto seguido tomo nota de sus placas de policía. Se sorprende y me pregunta que por qué lo hago. Les respondo que si me entero de que no han llevado a la cárcel a los actores del espectáculo, seré yo el que les denuncie a ellos.

Entre tanto, a mis espaldas, Adama está gritando a la muchedumbre.

-Me dais vergüenza. Estos blancos han venido a ayudarnos y les queréis robar todo.

Grita y protege el Toyota como una gata defendería a sus crías. Medo se quiere liar a tortas con el que montó la escena. Le digo que simplemente cuide de las maletas. Jeneba y Bernardette explican a la gente curiosa lo que ha pasado y están furiosas por la situación. Kike, Jesús, y Eduardo se quedan cuidando el dinero cerrados en el coche. A Anna le ha dado un pequeño ataque de rabia e histeria, y a Noemí se le salen las lágrimas de coraje diciéndole a la Policías que no tienen vergüenza por agradecerle sus servicios de este modo.

Como ya estoy harto, me largo. El Policía me sigue para devolverme la licencia. Lo miro con disgusto y le digo que me voy a informar si los detiene porque sospecho que ellos también están implicados. Me sorprendió el que a los 10 segundos del golpe estuviesen 4 agentes rodeando el coche.

¿Qué sucedió realmente?

Los actores son tres o cuatro. Suelen implicar a un agente sin placa visible (uno de los que me rodeaba no la tenía). Al arrancar el coche, dan un golpe fuerte en la puerta y te ponen una piedra para que sientas que la rueda salta un obstáculo. Inmediatamente uno se tira debajo del coche y permanece inmóvil a pesar de los intentos de la gente de reanimarlo. Es normal que el turista se asuste y que lleve al atropellado al hospital, donde el doctor le dirá que el hombre necesita ingresarse para hacerle estudios. De ahí a la comisaria para hacer el informe. Allí un policía caritativo se apiadara de ti y te dirá que por 200 o 300 dólares puede arreglar todo y dejarte marchar. Al turista se la abrirá el cielo y pagará con gusto para no verse envuelto en líos y juicios.

Lo malo es que esta vez me eligieron a mí y a mis amigos. Y que, como diría mi sobrina Laura, yo ya tengo el culo pelado de andar por el mundo. Y que hace tiempo no le temo a nada ni a nadie. Desgraciadamente lo único que consiguen con estos casos es dañar la imagen del País y lograr que uno se canse más rápido psicológicamente. Pero, ni modo, que dirían en México, esto es África… Un África a la que amo con todo mi corazón, aunque a veces me darían ganas de estrellarla contra la pared, o de patearle las partes nobles (como al actor principal) para ver si despertaba.

Por fin llegamos a Florence, un pedacito de Paraíso perdido entre tanta miseria. Cumplí lo prometido: pagar las langostas a los voluntarios. Y grandes tenían que ser cuando fueron las estrellas de un completo reportaje fotográfico.

Nos olvidamos del incidente anterior, aunque desgraciadamente son experiencias inevitables en un País explotado que vive inmerso en la corrupción. No pocos buscan el pan diario en la delincuencia porque no encuentran otro camino.

Por la tarde salimos para Freetown para comprar alguna cosilla en el mercadillo de la playa y cenar en Roy Restaurant. Unas cervezas en Paddy´s quieren, pero no pueden, paliar el sinsabor de la despedida. ¡Otra más! Nos abrazamos a los últimos minutos  con ansias. Luego, el chaleco salvavidas, las lagrimas, las fotos… y a Pelicanus (bote rápido) con el que cruzarán a Lungi.

A las 3 de la madrugada salimos de regreso para Kamabai. Conduzco en silencio, triste. Por más que lo intento no logro hacer callo en el corazón para aliviar el dolor de las despedidas. Y es que, como tantos que nos visitan, nuestras catalanas: Noemi Gomez, Anna Avecilla y Anna Isart se han salido profesional y humanamente con nuestra gente. Les han dado cariño del bueno y les han curado, que es lo suyo. Y siempre con la sonrisa en los labios. Dejaron un rompecabezas incompleto que espero un día no muy lejano vuelvan para completar y de paso llenar otra vez nuestra casa de alegría.

Ellas, por su parte, seguro que nunca olvidaran el body da warmmmmmmmmmmm, o el I feel my body, o el caca fast-fast.

Llegué a Kamabai a las 5:45 de la madrugada y me morí en la cama.

Lunes, 11 de mayo del 2009

Jesus, Kike y Eduardo han madrugado. Yo no he podido abrir los ojos antes de las 11 de la mañana. Al despertarme me dan la noticia de la muerte del padre de Manuel en Filipinas. Edgar ha llamado a IPC Travel y le ha reservado un vuelo para mañana martes.

El día es gris, por la lluvia y por la tristeza. Manuel me pone al día de los proyectos que lleva entre manos y suspiro. Se hará lo que se pueda. Y siempre he creído que quien hace lo que puede, hace lo que debe.

La carpintería ya está instalada y funcionando a tope. Y a Eduardo se le ve en su salsa enseñando a los chavales. He preferido enseñarles a los chicos un vocabulario básico de español para no tener que estar atado a las maquinas. Palabras como arriba, abajo, rápido, espera, vamos-vamos, para…, ya les son familiares. Las otras, los tacos, me los callo, pero los pronuncian tan bien que te partes de risa.

Martes, 12 de mayo del 2009

Me he levantado a las 5 de la madrugada para despedir a Manuel. Van a Freetown a recoger el billete de avión y de allí cruzarán a Lungi. Siento un nudo en el estómago al despedirlo, pero no quiero que me vea triste. Le digo que descanse, que se lo merece, y que no se preocupe de nada que todo saldrá adelante.

He pasado el día como en una nube, sin poder centrarme en nada. Jamer sigue en Kamalu recuperándose de su tifoidea y malaria, y me siento solo. No quiero darle vueltas a la cabeza y decido sentarme a hacer una lista de prioridades para no agobiarme. Tampoco es justo que mi gente tenga que aguantar mi frustración. Solo le pido a Dios que me de salud y que el mosquito me respete un tiempo.

Jesús y Kike han hecho pan para los trabajadores. Eduardo se desespera para que los carpinteros sepan leer un dibujo a escala, y yo me río del espectáculo.

Me llama Manuel desde el avión antes de despegar para decirme que todo ha ido bien. Le digo que lo quiero mucho y que salude a los amigos.

Por la noche, una bota de sprite con cerveza a la fresca. Los abuelos, que así les llamamos a Jesus, Kike y Eduardo, se quejan de que no corre el aire. Estoy reventado por dentro y por fuera, así que me voy a dormir.

Miércoles, 13 de mayo del 2009

Viene Joseph de Kamalu para llevarse a Abe, pero no me trae a Jamer. Me dicen que todavía se está recuperando y que solo piensa en volar a Filipinas. ¡Vaya por Dios!

Siguen las clases de carpintería. Eduardo me pide que le traduzca una serie de normas de seguridad básicas antes de trabajar con las máquinas.

Jesús ha puesto a caminar la moto azada, y Adama enseguida se ha hecho con ella y ha practicado frente a la escuela, en donde los estudiantes quieren sembrar el ground nut (cacahuete).

Con los albañiles, estoy terminando el nuevo edificio para los generadores. Es amplio y ventilado, como mandan los cánones, y como Eduardo me recuerda cada 5 minutos.

Kike sigue dando fisioterapia a Regina Kalawah. Medo loco de un lado para otro intentando aliviarme la carga de trabajo. Coco terminando sus visitas a los poblados.

Y la vida sigue igual. Tan igual, tan igual que por la noche se ha oído un grito familiar: una serpiente le ha picado a Fatu. Coco la ha llevado con la piedra negra al dispensario de Kamabai para inyectarle el antiofídico.

Me llama Yamasita por la noche contándome de sus exámenes. La pobre se está dejando las pestañas por no defraudarnos. Creo que le va a venir muy bien el darse una vuelta por Sierra Leona.

img_0180

Jueves, 14 de mayo del 2009

Siguen las clases de ebanistería y los gritos de Eduardo se oyen desde el poblado. No hay forma de hacerle entender que todo lo que hace con las maquinas es algo así como magia para los alumnos. Que en su vida han visto un taladro. Y que todavía se paran explicándose unos a otros la lavadora.

Por la mañana apareció en el altar un escorpión negro de tamaño considerable y se lo he bajado medio vivo a mi cuñado para que lo fotografiase.

Nos visitan por la noche Bruno, y Jorge Jiménez, javerianos. Han venido a unas reuniones a Makeni y han aprovechado para escaparse un rato a Kamabai. Saben que nos encantan sus visitas con charla animada con vino, chorizo y jamón encima de la mesa. Les regalo una botella a cada uno y una rastra de chorizo para que lo compartan en su comunidad.

img_1181

Domingo, 17 de mayo del 2009

He celebrado misa a las 8:30 de la mañana en Kamankay, en la capilla de San Martin. Me han acompañado Jesús, Kike y Eduardo porque querían vivir la experiencia de una Eucaristía en las aldeas. Les ha encantado. Además, hemos estrenado los candelabros de forja que me envió mi amigo Antonio Bastida de Viana.

Como Jamer sigue en Kamalu, he celebrado también la Misa de 10:30 en el Santuario.

La tarde, tranquila y calurosa.

-En Sierra Leona no hay aire te pongas donde te pongas, repite Eduardo sin cesar.

Viene Joseph a cenar y, como siempre, nos alegra la sobremesa. Trae a Jamer ya recuperado, y sin tiempo a desempacar le pido que me corte el pelo como penitencia por haberme abandonado tantos días.

 Lunes, 18 de mayo del 2009

Hemos llamado a Laura para felicitarle por su cumpleaños. Creo que no he fallado con ese deber familiar ni un solo año en toda su vida. Y todavía recordamos riéndonos el primer perro de peluche naranja que le regalé. Me costó la friolera de 500 pts.: la paga de varios meses.

Fatmata se encuentra mejor después de la inyección que le pusieron en el hospital contra la malaria. Me llamó la chiquilla diciéndome que vomitaba las pastillas, así que la envié al dispensario. Con tres inyecciones la dejan como nueva. Eso sí, el seudo-doctor le ha pedido un adelanto, y de paso me ha enviado el recibo por 50.000 mil leones que debo pagar por el antiofídico que le inyectó a Alex M. Kargbo de Kamankay. Las serpientes me van a arruinar como sigan mordiendo con esta frecuencia.

En el desayuno Coco comenta que Susan le ha hecho 19 llamadas perdidas. La mujer está toda preocupada con su nuevo embarazo porque sabe que va a perder la escolaridad. Le pido a Coco que se aclare con las ayudas que va a seguir prestando porque como es un pedazo de pan, se lo comen vivo. Me dice que ya ha espabilado, pero no se lo cree ni él. Va a ayudar a Kabba, hermano de Koba (el que le robo, o al revés, que no me acuerdo muy bien de los nombres de los susodichos). Al de la polio de Makeni, y a la cría que tiene con la Hermana Elisa en Lunsar, y a no sé quién, y a no sé cuantos… Le digo que tiene el Síndrome de Estocolmo, que cuanto más le engañan, mas quiere al mentiroso, y se ríe. En fin, lo cierto que gracias al noviciado que ha hecho con los Recoletos, el que se lo lleve, se lleva un trabajador como la copa de un pino.

Se va a dar una vuelta por Kakayoh para ver cómo va la escuelita de Miradas al Mundo, y me dice que vendrá tarde. Nos sorprende sentados a la mesa comiendo. Viene echando humo y comenta que se ha peleado con medio mundo y que se vuelve a Kakayoh después de comer con un policía para que anime a la gente a trabajar voluntariamente. La idea es del Paramount Chief, que le ha pedido al policía que se quede unos días visitando las aldeas y animando a los hombres a ofrecerse como voluntarios. Me río con ganas. ¡Este es mi pueblo, si Señor! Me recuerdan al gitano al que llevaban esposado dos guardias civiles y que respondía cuando le preguntaban que a donde iba: ¿yo, quillo?, voluntario al frente.

Eduardo quería que hoy estuviésemos Medo y yo pegaditos a él para explicarnos el escoplo y cómo afilar la sierra grande, pero me ha sido prácticamente imposible. Si no me buscan a mí, le buscan a Manuel, que para el caso es lo mismo. Y Jamer se ha ido con Joseph a Freetown, supongo que para descansar del stress de Kamalu. Al menos me cortó ayer el pelo y se ha llevado los papeles para arreglar los visados de Minerva y de Rebeca.

Jesús y Kike siguen intentando que la bomba del pozo funcione. ¡Menos mal que se estropeó a tiempo! Quiero decir, que menos mal que estaban todavía ellos por aquí.

He abierto la cuenta en Eco Bank. El gerente Albert Joseph, nada que ver con la cantamañanas de gerente del Rockel. Me trató tan mal a pesar de querer depositar una cantidad sustanciosa de euros, que no me imagino lo que me habría pasado en caso de osar pedirle un préstamo. Y era como un armario, grande y sin cintura.

He traído a Princess a Kamabai para que se reúna con Medo, Adama y Madi. He decidido montar una Asociación de Desarrollo propia y con gente mayoritariamente de Kamabai. Ya os diré el nombre, pero vamos a comenzar ya el proceso de legalización. Después de mi experiencia con Christiana Bangura, la Presidenta de YOWARD, salí escaldado y no quiero que 5 irresponsables malversen los fondos que con tanto esfuerzo conseguimos de la Comunidad de Madrid.

En el Comercial Banck, nos dice el gerente que todavía no me puede devolver el millón y medio que me corresponde porque no se ha cerrado el caso. Lo que no sabe es que le voy a refrotar en las narices los ingresos que me hagan en Eco Bank. ¡Y tengo unas ganas…!

Me siento en el potro de tortura del ordenador para escribir el blog. Recibo un correo de Celia, suspiro, y pongo manos a la obra. Dice así:

LA ALEGRIA DE LEER EL BLOG

HOLA GARAYOA:
Ya veo que has roto el silencio.
Me alegro mucho, lo echábamos de menos.
Sabemos, y los que hemos estado contigo aún más, lo duro que es después de un día de trabajo, y quizás, con pocas gratificaciones, tener ganas de escribir.
Te doy las gracias por poder seguir a través del BLOG tú trabajo, y ¡CÓMO NO! a ese pueblo con su gente que hace poco visité y me enamoró y cautivó.
Sé que eres fuerte y vas a seguir.
Cuando te sientas sin ánimo, sólo tienes que mirar a tu alrededor para ver a todas las personas a las que das calor.
Bajo esa Fe que tanto nos hablaste, NO DEJES DE HACER CAMINO, (aunque crudo), lo necesitamos, los de allí y los de aquí.
¡Ah! se me olvidaba. ¿Qué tal el nuevo bushcat?
Un abrazo para Manuel. Jamer y Coco.
También otro para ti.
Celia.

¿Y ahora quien no escribe?,  ¿eh?

Martes, 19 de mayo del 2009

Esto parece una película surrealista. Estábamos comiendo cuando James (uno que parecía buena gente del grupo YOWARD, le ha llamado a Princess para decirle que si intercedía por ellos y conseguía que les diese el dinero del Proyecto, le iban a dar a ella 2 millones limpios y sin trabajar. Y se lo ha dicho por teléfono delante de mis propias narices.

Y en otro orden de cosas, pero no menos sorprendente, os cuento que hoy los alumnos de la escuela Protestante de Secundaria han apedreado a sus maestros. Uno no es que sea partidario de la violencia, pero casi se me escapa el escribir que ya era hora de que los chicos hiciesen algo. Y el asunto va a traer cola porque ha amenazado con venir el Ministro de Educación. Os lo cuento, y me decís de qué parte estáis.

Resulta que los muchachos tienen que caminar no menos de 10 kilómetros diarios para asistir a clase. Que llegan un poco tarde y los azotan. O que llegan a tiempo y tienen toda la semana clase de Agricultura, lo que significa que deben ir a las fincas personales de los maestros a trabajar y sembrar el cacahuete. Después, desandar el camino hasta su aldea para trabajar en la finca familiar después de lavar el uniforme para intentar que se seque para el día siguiente. Y así día tras día y mes tras mes. Y suspenden si no compran los apuntes de los maestros, o si no les traen jabón, etc, etc, etc. Luego, les preguntas que donde está España, se sonríen y te miran.

-Ok, entonces dime donde está América.

Se encogen de hombros.

-¿Y África?

Más sonrisas. El que tiene más luces se excusa diciéndote que no son alumnos de Geografía.

Y si no saben ni donde están parados con los pies, ¿cómo van a transformar la realidad de su País?

Mis trabajadores han tenido conversación para una semana con la lavadora que nos enviasteis de Valladolid. Les he tenido que explicar que metes la ropa, pones jabón, y que lava sola y no se lo creen. O exclaman:

-Ebooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo (poned las oes que queráis porque lo dicen así de largo).

Medo, que es bien listo, metía la mano, la pasaba por el tambor y me decía:

-¿That´s all, Grandpa? (¿Eso es todo, Grandpa?)

Hoy hemos subido los generadores a su nueva casa. Eduardo, Kike y Jesús querían usar el Toyota para tirar del grande, pero mis trabajadores se han empeñado en subirlos empujando como mulas. Me decía Eduardo que si no lo veía no se lo creía. Y que ahora se explicaban cómo habían descargado las maquinas del contenedor sin ninguna ayuda mecánica. Han conectado todo, y repasando las conexiones de los paneles solares de nuestra casa que eran un desastre.

Jamer ha vuelto de Freetwon con barracuda fresca y nos ha sabido en la cena a gloria. Joseph ha preferido volverse a Kamalu a pesar de estar medicándose contra la malaria.

Se está institucionalizando la bota de cerveza con sprite, y la verdad es que lo vamos a echar en falta. Bueno, la bota y la tertulia que se monta a su alrededor.

Os agradezco profundamente los correos de aliento que me enviáis. Creedme que no puedo contestar personalmente a todos porque no tengo tiempo de nada, pero los releo varias veces cuando el desaliento aprieta. Espero que lo podáis comprender, y que simplemente pongáis en cada blog vuestro nombre en el encabezamiento, pensando en que sois el único destinatario.

Voy a dormir porque estoy literalmente reventado.

 Miércoles, 20 de mayo del 2009

Sigue la película. Los muchachos han vuelto a apedrear a los maestros y éstos han salido en estampida. Algunos se han rapado la cabeza para mostrar su desacuerdo con la falta de nivel en las clases. Radio María nos ha bombardeado con la noticia. Y, por supuesto, se ha presentado la policía de Makeni. Un policía amigo me ha llamado para que les contase mi impresión, pero les he dicho que no me quiero envolver en el problema. ¿Cómo les explico que hace tiempo que yo hubiese montado una revolución en esa Secundaria? Han suspendido las clases 3 semanas en espera de ver qué decide el Ministerio de Educación.

Ha llegado la Mamy Queen para quejarse de que todos los niños estaban en clase, pero que no se habían presentado los maestros de Primaria. Y que temía que el Ministro se diese cuenta de ello si se daba la vuelta por Kamabai (¡ya me extraña!)

Seguidito, me han traído a la niña sordomuda para ver si mis gestiones para ingresarla  en la Escuela de Sordomudos de las Hermanas de Cluny habían sido positivas. Le he dicho a la abuela que sí, me ha abrazado emocionada y me ha dado una piña. La niña incluso me sonríe.

Eduardo me marea para que no me separe de él porque quiere que le traduzca todos los trucos de las máquinas a Medo. Lo intento, pero me le desaparezco constantemente.

Nos ha caído a media mañana el diluvio universal, parece que ya está aquí la época lluviosa. Menos mal que hemos acabado los 5 pozos a tiempo.

Logro comunicarme, ¡por fin!, con Lola, de Haren Alde. Teníamos un montón de cosas que aclarar acerca de la subvención de la Comunidad de Madrid, y nos hemos pegado charlando por Skype casi una hora. ¡Qué bien! He respirado, porque la verdad es que no quería que pensasen que hacia dejación de responsabilidad por mi silencio.

Con Jesús, me he robado media hora para aprender a hacer pan. Mi cuñado me ha enseñado pacientemente todo lo que aprendió del panadero de Galilea. Mientras, Eduardo y Kike seguían uno en las maquinas y otro traveseando con la bomba del pozo.

Después de comer me he llevado a los abuelos a Kamayusufu para que conociesen la Escuela Viana. Les ha encantado y han disfrutado de un viaje por carretera con baches como precipicios. Ahora entienden el por qué el alcalde, Don Goyo, decía que al que se quejase de un camino vecinal de Viana le daba dos….

A Medo le he pedido que se largase a conseguir un cabrito pequeño. Hemos regresado a casa al mismo tiempo. Lo hemos destazado y hemos celebrado la cena de despedida con Adama, Hawa y Medo. Éramos nueve, y los nueve nos hemos chupado los dedos. Precio de la cena: 25 € (3 € por persona con propina).

De sobremesa, la bota tradicional. Es cierto que estoy reventado, pero voy a echar infinitamente en falta a Jesús, a Kike, a Eduardo, a Coco… Me decían que hacía tiempo no me veían tan feliz. ¡Y es cierto! La visita de mi cuñado y los amigos ha sido como un balón de oxigeno.

Hoy funciona internet y he podido leer los emailes. Fr. Javier Pipaon, de Viana, tiene el don de saber cuándo enviar un correo de aliento. Me conoció de crio, y creo que el afecto es mutuo. Son esos los pequeños detalles que le hacen a uno pensar que no está solo, que pertenece a una familia religiosa de hermanos, ciertamente diferentes y con ideas dispares, pero con una sola alma y un solo corazón dirigidos hacia Dios. Gracias, Javier, de corazón.

img_1081

Jueves, 21 de mayo del 2009

La actividad es frenética en la Misión para terminar con los últimos detalles: aprender a hacer pan, funcionar la lavadora, repasar la bomba…

Voy con Jesús, Kike y Eduardo a saludar al Paramount Chief pero me dicen que está reunido en la Escuela de Secundaria con los Profesores. Quiero sacar las fotografías que me pedía mi hermana Isa, pero se ha paralizado todo lo académico en Kamabai. Toda excusa es buena para no dar clases.

Tengo que conducir por la noche, así que decido desaparecer dos horas e intentar dormir un rato. Al levantarme me cuentan que los estudiantes rodearon el edificio de la reunión  y, al ver que no defendía nadie sus derechos, comenzaron a lanzar piedras al tejado de zinc con el escándalo correspondiente. Exigen que venga Ramatu Kanu, Encargada de Educación de la Zona Norte, a reunirse con ellos para explicarle sus razones. ¡Quieren ser oídos! ¡Qué bien! Algo se mueve en sus conciencias. Es hora de que los derechos de los niños sean algo más que un bonito anuncio de carretera donado por una ONG. No puedo acercarme para tomar partido, pero me muero de ganas.

Los trabajadores sienten la marcha de los abuelos. Todos les dan un abrazo. Se ríen diciendo todo lo que han aprendido en español: rápido-rápido, deprisa-coñó, más-más, vale-vale, para-para…  Y vacían la última bota de vino con coca-cola que Kike les ha preparado. ¡Cuánto los voy a echar de menos! Miro hacia adelante y veo el camino como más largo, más empinado, y más solitario… Y no puedo evitar que se me humedezcan los ojos. Pero acepté este reto, y para atrás ni para coger impulso. Espero poder decirle un día al Señor, en la tranquilidad de una capilla en penumbra:

-¡Misión cumplida!

El camino está destrozado por las lluvias, así que he decidido salir a las 7:30 de la tarde por cualquier imprevisto. No hablan y me sorprende su silencio. Dice Eduardo que si intentas hablar te puedes morder la lengua en un bache y me río a pesar de la tristeza. Dicen, también, que la experiencia que han vivido no se puede contar…, simplemente vivirse.

edificio nuevo para los generadores 016

Han dejado todo: maletas, ropa, calzado… Se llevan lo puesto y, ¡cómo no!, el convertidor de los paneles solares para repararlo en Madrid. Nada más.

Llamo a Francis Samura, amigo y Jefe de Policía del Aeropuerto, para pedirle que les eche una mano porque no saben ni una palabra de inglés. Por si acaso, les he hecho una carta explicando que gracias al convertidor que llevan los niños de Kamabai pueden estudiar por la noche. Francis se los lleva para facturar el equipaje. Luego sale diciéndome que no ha habido ningún problema y que vuelve adentro para subirlos a la zona de espera sin contratiempos.

Viernes, 22 de mayo del 2009

Son las 12:30 de la noche cuando Medo y yo emprendemos el camino de regreso a la Misión. Ha comenzado a llover suavemente, también en mi alma. Me llama Francis para decirme que ya están sanos y salvos tomándose una cerveza. Luego un mensaje de mí cuñado al móvil:

-Todo correcto. Tu amigo cojonudo. Un abrazo. Los abuelos.

A las 5 de la madrugada me tumbo en la cama para intentar dormir un par de horas. La vida sigue, y enseguida se comenzará a oír el grito de guerra bajo mi ventana.

Lo que me temía, pronto ha comenzado el movimiento y me he tenido que levantar. Tampoco el calor permite dormir a estas horas.

Me ha llamado mi hermana Isa para preguntarme a ver como estaba. Se imagina, y lo hace bien, que me he quedado triste. Solo me queda tirar para adelante.

Por la tarde me llama mi cuñado Jesús desde Viana diciéndome que todo ha ido bien. ¿Y quién pondrá la bota esta noche? ¿Y el pan tostado con aceite mañana? Lo puedo hacer yo, pero no sabrá lo mismo.

No sé qué deciros. Con esta despedida se cierra el primer ciclo de voluntarios de este año. Todos aportaron algo, y todos se fueron enriquecidos por dentro. Cada uno a su estilo, todos han sido importantes en la vida de la Misión. Aldeas como Kamathidi, Bumbandain, Kamoi, Mile 14, Kamankay, Kamayeh, Kabareh… fueron testigos de su generosidad a manos llenas. Disfrutaban repartiendo el contenedor.

A todos vosotros: A María y Manel de Miradas al Mundo. A Celia, Marta y Natan, vallisoletanos. A Noemi, Anna Isart y Anna Avecilla, nuestras catalanas. A Jesús, Kike y Eduardo, familia y amigos de Viana, solo me queda deciros que se os recuerda con cariño. Un abrazo inmenso y hasta siempre.

Sábado, 23 de mayo del 2009

Los muchachos han preparado un baile para despedir a Coco. Se han esmerado en que la cancha de baloncesto estuviese bien cubierta de hojas de palmera para así dar privacidad al ambiente y poder cobrar entrada para pagar el set (sonido).

Coco anda eufórico, tan eufórico que me dan ganas de pedirle los leones para guardárselos y que no termine pagando la entrada de todos.

Ha comenzado el baile a las 9 de la noche en punto. Incluso yo me he ido a menear el esqueleto un rato con toda la tribu. Lo que pasa es que uno no está ya para muchos trotes y enseguida he tenido la sensación de que no pintaba nada. Viéndolos bailar uno se explica el alto índice de natalidad de nuestra tribu.

Pensando en que era inútil enojarme y luchar por dormirme, decidí poner el blog al día y mandar un montón de fotografías a los amigos. Escribí toda la noche. Y es que hasta las 7:30 de la mañana se pegó el disyóquey pegando berridos en kriol, y la raza bailando.

Domingo, 24 de mayo del 2009

Había pensado ir a celebrar a la antigua zona de Casimiro, pero Jamer me ha dicho que no se encontraba bien y que prefería que me quedase aquí. No he hablado mucho. Simplemente les he recordado que Jesús antes de irse al Padre nos ha dejado una tarea que cumplir. Algo así como Jesús, Eduardo y Kike.

-Nos vinieron a ver porque nos querían. Nos instalaron las maquinas. Nos enseñaron a utilizarlas. Y ahora es nuestro deber hacer buen uso de ellas y corresponder a ese cariño con nuestra gratitud y con nuestro trabajo.

Les he dicho también que era un día muy especial para la parroquia porque se despedía Coco: otro buen amigo de Kamabai que se ha dejado la vida por vosotros.

Como aquí la liturgia es muy flexible le he pedido al peregrino que les dijese unas palabras en la homilía. Se ha emocionado, pero ha mantenido el tipo.

La Mamy Queen le ha dado las gracias públicamente y le ha pedido que regrese pronto.

No sé por qué, pero me apetecía una tarde familiar y apacible. Lo que pasa es que siempre te topas con alguien que no piensa como tú. Al entrar en la Misión me ha parado Samuel para hablar de un problema. Inmediatamente le he dicho que fuese a chorrearme las columnas de la entrada de cemento porque me urgía.

Is Sunday, Grandpa. We can do it Monday (Es Domingo, Grandpa, podemos hacerlo el lunes).

Pues precisamente eso mismo pensaba decirte yo, que hablábamos del problema el lunes.

En la casa me espera Susan con su tía y su niño enfermo en los brazos. Le digo que vaya al hospital de Magbenteh, y se quedan clavadas en la banca esperando a ver si me remuerde la conciencia (cada vez me remuerde menos) y me arranco con el Toyota. Al ratito, cuando estamos comiendo, se oyen unos gritos desgarradores. Salgo y la mujer está llorando a lágrima viva porque dice que se muere su pikin.

-Mira, le digo a Susan, si ese niño se muere es vuestro problema y yo no me voy a sentir responsable. Os hemos dado dinero para el transporte, así que largaros inmediatamente al hospital porque yo me voy a comer. Doy un portazo todo enojado, y me meto para adentro.

Lo siento si os sentís decepcionados, pero o aprendes a poner límites a tu servicio y a decir alguna vez que no, o en 1 año me tenéis reventado en España.

Lunes, 25 de mayo del 2009

Tempranito se ha presentado la Mamy Queen con los niños de preescolar gritando Cocoooooooooo, Cocooooooooooooo, debajo de su ventana. Es una delicia verlos con sus uniformes y con sus cantimploras sin nada.

Le han regalado un traje típico limba.

-¿Grandpa, cómo me veo?

Joderrrrrrrrr, Coco, ¿quieres la verdad? Te ven Gaby, Fofo y Miliki y te fichan para la tele. Pareces una botella de butano, pero en amarillo estampado.

Y se larga tan tranquilo y con esas pintas, en moto, para Kakayoh.

Me llama para decirme que llega a cenar tarde, que se ha encontrado con un lio tremendo en Kabakeh  y que luego me cuenta.

Llega a casa desencajado y me dice que le han parado al pasar por la aldea porque uno de la comunidad se había encontrado a un niño abandonado en el bosque con hidrocefalia. El tamaño de la cabeza había hecho reunirse en torno a la criatura a un montón de curiosos. Ha llamado a las Hermanas de la Caridad de la Madre Teresa de Calcuta y le han dicho que ellas podían encargarse del niño, pero que primero hiciesen una denuncia a la policía. Dio la coincidencia de que en esos momentos pasaban por el lugar nuestros amigos de Médicos del Mundo Eva y Máximo, que aceptaron gustosos a llevar al niño a Kamabai para que pasase la noche con la madre de Miriam, la niña a la que Coco paga los estudios en Lunsar. Hasta ahí todo bien.

Me dice Coco que poquito a poco se han ido arremolinando una multitud de curiosos empujando las ventanas y la puerta para ver al niño, y que se reían. Todos querían ser testigos del bicho raro, como en el circo. Coco ha estallado y les ha dicho de todo.

-Es como si se estuviesen riendo y mofando de Jesús, Grandpa, así lo sentí. Dios estaba en ese niño y lo estaban ridiculizando.

Me ha dicho que odia Biriwa y que está deseando de irse. Y que no sabe si merece la pena el esfuerzo cuando son capaces de mofarse de esa manera del dolor ajeno.

Le he tranquilizado diciéndole que lo que pasa es que lleva 13 meses trabajando sin volver a España, que simplemente está cansado y que a todos nos sucede lo mismo. Le recuerdo con qué coraje me fui yo el año pasado cuando llevaba a Momodu para la operación. Es simplemente cansancio del alma.

Han venido Edgar y Abe para pasar la noche y salir mañana con Jamer a visitar a unos compatriotas. En fin, paciencia.

Martes, 26 de mayo del 2009

Coco está más tranquilo. Además, el niño ya está en buenas manos, en las manos de las Hermanas de la Caridad que son algo así como los Ángeles de la Guarda de los más pobres.

Chateo un rato con Pilar Linares y me felicita por celebrar ayer el día de África.

¿Y eso qué es? Ahora me entero de que hay un día especial en que la humanidad entera recuerda a este Continente abandonado a su cruel destino. Me dice que lo dijeron en la tele. ¡Qué bien! A ver si me acuerdo de felicitar a mis negritos y logro explicarles el por qué de la felicitación.

He puesto en marcha la lavadora y he hecho la colada de Jamer, de Coco y la mía. Me dan ganas de cobrar mil leones a los curiosos que se pasan los minutos muertos viendo girar el tambor. Algunos, los más osados, miran y remiran las camisetas en el tendedero, y las huelen, a ver si realmente están limpias.

Edgar ha preferido quedarse en Kamabai y no ir a la fiesta porque le ha dado un brote de malaria.

Me emociono leyendo correos electrónicos agradeciendo el envío del blog. ¿No me estaréis chantajeando afectivamente? En fin, quiero compartir con vosotros alguno, no todos para no dar la lata, como muestra de agradecimiento al aliento que me enviáis.

Querido José Luis

Parece que has tardado, pero coño cuando te has decidido……….

Me alegro que todo vaya medio bien por allí, aunque veo que la cosa sigue con dificultades en cuanto al desarrollo y a la alimentación de los más pobres, en fotos he visto varias de niños malnutridos, los mismos que vi en Madina el año pasado, los mismos que veré el próximo agosto…..ojala que tu Dios o quien sea pueda cambiar esto, que cambien las actitudes de todos nosotros en el “primer mundo”, y que siga gente como tú ayudando a que los necesitados de Kamabai y de todas las Kamabais de África no pierdan la dignidad, que es lo único que les queda de perder.

Mucho ánimo Chui, que se que hay momentos en los que te hace falta. Sabes que hay gente aquí que pensamos mucho en la gente de allá, que estamos con vosotros y que nos acordamos todos los días de lo mucho que allí ayudáis.

Momo cada día está mejor, más simpático, más hablador, come muy bien y no lo vas a conocer de lo que ha crecido y ha ensanchado, yo creo que ya no voy a poder ponerlo a limpiar limpiaparabrisas porque no va a dar pena.

Ya veo que llevas a la gente a “Florence”….me imagino que dirás por ahí que ese sitio te lo enseñaron dos de Badajoz, la Peli y yo. Tiene huevos que tengan que ir dos catetos extremeños a enseñarte donde se come la mejor langosta de Sierra Leona……….

Bueno tío, te dejo, todavía no se en que fechas iré para allí, seguro que será en agosto, pero te avisaré con tiempo. Si no tienes sitio en la casa de los cooperantes, ya sabes que me adapto hasta en la capilla.

Un abrazo muy fuerte

 Fede

Gracias por existir. Soy la mama de un niño del cole de San Agustín de Valladolid, sin ánimo de que contestes este email, pero no por no querer si no por perder ese tiempo que te puede ser tan valioso a ti…

Querido José Luis

Aquí el agnóstico de los cojones que se acuerda de ti, hoy estoy de noche y ya queda poco para terminar…

Por tanto me conformo con decirte algunas cosas que siento:

Como ya te dije en tu casa he recibido una muy buena lección de cómo se comporta una parte de la iglesia que no conocía hasta entonces.

De verdad siento que hacéis una labor muy humana, necesaria para ese pueblo y a la vez muy dura para vosotros que no pasáis un mes, sino que convivís  con ello.

Decirte que África me tocó el corazón y que yo también me siento satisfecho de la pequeña labor que hicimos y como te digo ya tiene un hueco en mi corazón.

Sí me gustaría volver, quizás el año que viene, si mis circunstancias son favorables y si las vuestras también lo son para recibir más voluntarios. Aunque todavía es pronto para decidirlo.

Muchas veces me acuerdo de los trabajadores, de mis pacientes, de mi Musu y de Alhagi(el del pie) y aunque yo no rece mando toda mi energía y voluntad para que estén bien. Cuando esté un poco mejor de pasta ingreso algo más para ellos, aún así si tú ves que necesitan algo especial no dudes en pedírmelo. Confío en tu criterio y ya sé que esto es más trabajo para ti así que te lo agradezco mucho.

Nada más mejetón que te cuides mucho que para cuidar a los demás hay que cuidarse primero a uno mismo.

Un abrazo muy fuerte para ti y para Manuel y Jamers   

Tu amigo que te aprecia, valora y sin embargo agnóstico.

 Natán Redondo Pérez

Gracias, ¿Qué más puedo decir?

Ceno con Coco y le digo que en un par de días se haga una idea de mis cenas. Hermosa conversación de amigos de sobremesa. ¡Cuánto voy a echar en falta al peregrino!

Alguien me decía que sonaba como cansado y triste. Lo siento, pero es que lo estoy, pero no por eso tengo menos ilusión de seguir adelante.

Miércoles, 27 de mayo del 2007

Ha venido el papa de Yamasita a contarme los problemas de la Escuela Secundaria, pero estaba saliendo para Makeni para comprar diesel y retirar dinero del banco y le he pedido que regresase en otro momento. Además, como os dije, no me quiero involucrar. Me dice que todo es una campaña política de desprestigio contra él por su invidencia, y  que otro quiere ocupar su puesto. No contesto. Lo que pasa es que vinieron del Ministerio de Educación y cuando preguntaron por los libros de asistencia del maestro, no los tenían actualizados desde seis meses atrás por lo menos.

Esperaba a Jamer para hacerle una cena de despedida a Coco, pero no se ha dignado aparecer. Sigue con Abe de celebraciones.

Cada día recibo solicitudes de voluntariado. Voy a intentar explicarme sin ser grosero o desagradecido con la generosidad ajena. Primero de todo deciros que creo sinceramente que el mínimo tiempo aceptable para venir son 3 semanas. Mejor un mes o, ¡cómo no!, tres meses. Hay que venir con un trabajo específico a realizar, un trabajo acorde con las necesidades de la Misión: enfermeros, doctores, albañiles, fontaneros, electricistas, maestros… No se puede venir para ayudar en lo que sea, porque eso implica que un servidor tiene que ver cada día en qué puede ayudar el voluntario, lo cual me añadiría otra preocupación más. ¿Por qué? Porque estaría pensando todo el día en si está a gusto y si se siente útil.

Quien ha hecho el viaje conmigo conoce la locura del camino de Kamabai al aeropuerto de Lungi. Cada voluntario que viene nos supone dos viajes a Freetown para solicitar y recoger el visado. Luego, si viene por Casa Blanca, debo salir el jueves a las 8 de la tarde para estar a tiempo de recibirlos a su llegada a las 2:30 de la madrugada del viernes. La llegada a la Misión suele ser a las 6:30 de la mañana, lo que significa que me tengo que pasar la noche conduciendo. Y peor en tiempo de lluvia por el fango. El viernes lo paso medio sonámbulo, pero el trabajo sigue y hay que aguantar de pie. Y todo para tener que volver al jueves siguiente al aeropuerto a dejar al voluntario. Supongo que una vez en el avión, la vida es más sencilla. Por el contrario, Medo y un servidor debemos regresarnos de nuevo a la Misión y continuar trabajando sin haber pegado ojo en toda la noche.

¿De verdad creéis que merece la pena que me pegue esa paliza para una semana? Yo creo que no, y menos cuando estoy solo.

Tema aparte es el dejar claro que aquí nadie se va a encontrar a sí mismo, a lo más con el prójimo. Y que a la Misión se acude desde la plenitud, no desde la vaciedad. Sierra Leona no es diferente al resto del mundo: solo reciben los que dan.

Y, por último, dejar claro que respetamos todas las razones que muevan los corazones a la solidaridad, pero que somos una misión católica y que, por lo tanto, quien venga deberá respetar el enfoque religioso de nuestro trabajo. Como decía D. Benito Juárez, Presidente de México, el derecho al respeto ajeno es la paz. Así pues, el respeto que damos, lo exigimos de vuelta. Hay muchas ONG rondando por el mundo desde donde se pueden tener experiencias africanas. Nosotros no somos una ONG más, somos una Orden Religiosa, Agustinos Recoletos, al servicio de la Iglesia.

El porche es un ir y venir de gentes para despedir a Coco. Ha invitado a cenar a Hawa, Adama y a Medo. He cocinado unos calamares y han quedado bastante bien.

Hoy era un día grande para Kamabai: se jugaba la final de la Eurocopa entre el Manchester y el Barcelona. Han venido todos y hemos decidido cobrar 500 leones. Se han lanzado en avalancha, he apagado la tele y les he dicho que todos a fuera y que la entrada era a 1000 leones. Han ido pagando religiosamente, pero un buen número ha saltado la valla y se ha colado. He vuelto a apagar la pantalla y les he dicho que no había partido y que se repartiesen su dinero. Me han hecho estallar. Después de suplicarme Medo mil veces, he conectado cuando el Barcelona ya ganaba  1-0. Me han sacado de mis casillas y les he jurado que era la última vez que les ponía un partido.

He visto a gente llorar por la pérdida del Manchester, entre ellos a mi soldador. Lo que me faltaba: se ríen de un niño especial y lloran por el futbol. Ya lo decía Medo el otro día:

-Coco, la gente es tan inculta que no sabe cuando tiene que reír o cuando tiene que llorar.

¡Y cuánta razón tenía!

Dramas aparte, me alegró la victoria del Barcelona. Soy de los que se alegran cuando un equipo español gana a un extranjero, aunque ese equipo español sea el Barcelona, el Bilbao o el Madrid. Soy un clásico, ¡qué le voy a hacer!

 Jueves, 28 de mayo del 2009

Según lo previsto, salimos a las 8 de la mañana para Kambia. Me hacía ilusión quedarme a dormir con Jorge (javeriano) y con Coco, pero ante la ausencia de Jamer me es imposible. He dejado de paso en Makeni a Steve y Neneh para que compren lo necesario para la comida de mañana.

Nos acompaña a Kambia Mohamed Kuyateh, el electricista, porque Jorge quiere aprovechar para que le haga unos presupuestos.

No hemos hablado demasiado en el camino. Solo de cosas banales. Es como si no nos quisiésemos decir adiós.

Comemos en la casa de los javerianos de Kambia. La misma casa en la que comí en mi primer viaje a Sierra Leona en 1998 después de pasar sin papeles la frontera. No ha cambiado nada, y recuerdo perfectamente las escaleras de subida.

Coco decide aligerar más si cabe la mochila de peregrino y me da unas cosas para que se las lleven a España Rebeca y Minerva. Repasa: tres pares de calcetines, 5 camisetas, tres pantalones, 5 calzoncillos, neceser con un botiquín básico…, eso es todo. Y por delante, Guinea Conakry, Burkina Faso, Mali, Senegal, Mauritania, Marruecos… ¡Casi nada! Le digo que me dan unas ganas locas de largarme con él.

Nos damos un abrazo. Le doy las gracias y él me las da a mí. Sé que nos vamos a extrañar. Y sé también que se lleva un sinfín de experiencias y que se ha enriquecido con nuestro pueblo. Hablo del enriquecimiento interior que no se puede reflejar en una cuenta corriente. Pero necesitaría un libro para poder explicar todo lo que el Biriwa se ha enriquecido con su presencia, con su cariño, y con su trabajo.

Se reían cuando al llegar les decía su nombre: Coco. En Temne, nada. Después de 13 meses todo ha cambiado: Coco, en Biriwa, igual a TODO. Gracias, amigo, que el viento te lleve por buenos caminos.

Viernes, 29 de mayo del 2009

Manuel había ofrecido nuestra Parroquia como sede de una competición de conocimientos bíblicos. Se trata de que tanto catequistas como muchachos se esmeren en la formación religiosa. Han llegado de Makeni, de Kamalu, de Binkolo, de Fadugu… En fin, 8 parroquias a las que había que alimentar y organizar.

He sucumbido a la tentación, yo que soy tan humilde, y no me resisto a deciros que el chaval de Kamabai se salió de la tabla. Acertó todas las preguntas, menos una en la que le dieron medio punto, y pilló 4 rebotes. Y eso que la Hermana Clarisa no paraba de ponerle zancadillas. ¡Menos mal que no trabajamos la pastoral! Al menos nadie podrá decirnos que no formamos a nuestros catecúmenos.

Le di una caja de galletas a cada sacerdote con la condición de que hiciesen una pequeña intención interior en la misa del domingo por la salvación de Osasuna. Se llevaron la caja encantados con la promesa de hacerlo. ¡Falta nos va a hacer!

Por la tarde, a Makeni para comprar lo necesario para la comida de mañana puesto que tengo reunión de líderes.

Sábado, 30 de mayo del 2009

Van llegando poquito a poco, desde los lugares más recónditos de la Parroquia. Son realmente admirables. Han llegado 65 y se han comido un saco de arroz que en teoría es para 150. Bueno, también se dan una vuelta por los pucheros toda la chiquillería de Masaramankay. En cuanto huelen que hay reunión, se acercan a ver si cae algo en el estomago. ¡Y siempre cae!

Hemos hablado de las condiciones necesarias para ser un buen líder y de cómo cada uno ejerce su liderazgo en la aldea. Les he pedido que intenten ser ejemplo entre los suyos, porque si ellos no comulgan por no estar casados por la iglesia, no lo pueden exigir a otros. He pedido que levantasen la mano los sacramental people (gente capaz de recibir la comunión por estar bautizado, confirmado y casado por la iglesia), y solo el líder de Kamayusufu la ha levantado. Ni los catequistas lo hacen.

Si siguiese las ordenaciones del Sínodo Diocesano, nos quedábamos solos. Así que no nos queda más remedio que ir sembrando poquito a poco y tener paciencia.

Albert, el catequista de Kakola, me dice que en una reunión de catequistas han decidido ponerse en orden con la Iglesia, pero que tienen un problema.

-No podemos casarnos por la iglesia sin casarnos primero por lo tradicional. Y ahora no puedo porque no tengo recursos.

Ahora lo entiendo. La familia de la novia pide una compensación para entregar la mano de la hija: palm oil (aceite de palmera), gallos, cabrito…, o dinero. No es una compra-venta. Es una cuestión de respeto. Y solo después de pagar, puedes llevarte a la hija a la iglesia católica, la protestante, o a la mezquita. Les es exactamente igual con tal de que pagues.

Y todos ellos me piden ayuda para ir casándose por lo tradicional. Me da un ataque de risa pero prometo ayudarles. A ver cómo lo escribo en las cuentas. Cabrito para el matrimonio de Samuel, Aceite para el de Albert, media docena de gallos para el de Jonathan… Y así sucesivamente. ¡Qué curioso!

Por la tarde, con la tripa llena y el corazón contento, el Toyota Dynaa se encarga de ir repartiéndolos por los cruces de los caminos a sus respectivas aldeas. Próxima cita, en Agosto.

Domingo, 31 de mayo del 2009

Tendría que releer el blog para recordar la última vez que fui a celebrar a Kaburuyan. El caso es que invité a Medo a acompañarme y llenamos el Toyota con galletas Digesta, ropa y juguetes. Me esperaban, puntuales a las 9:30 de la mañana y se alegraron de verme. Lo cierto es que para ellos era más importante la venida del Grandpa con el coche lleno, que la del Espíritu Santo a los apóstoles.

El líder de Kaburuyan camina con muletas por culpa de la polio. Y sin embargo es el primero que acude a las juntas en Kamabai, ha conseguido que una ONG les haga una escuela, e incluso una casita para él, donde vive con sus dos mujeres.  Se empeñó hace tiempo en que en la aldea hubiese una comunidad católica, y a fe que lo ha conseguido.

Lee las lecturas, y se las cuenta en limba poniendo toda el alma en cada palabra. Tanto así, que el pueblo aplaude entusiasmado cada dos o tres frases. Medo me mira, y yo me encojo de hombros sonriendo. Lo cierto es que para un pueblo que cree en brujas, y en hombres sobrenaturales… el que el Espíritu Santo venga en bolas de fuego (bolas decía el líder, no lenguas) es lo más natural del mundo.

Leo el evangelio y me aplauden también. Y una con los ojos entornados no para de decir amén. Supongo que será uno de los fichajes que les birló mi líder a los bautistas.

Medo, musulmán, me traduce la homilía. Incluso añade cosas de su cosecha que no están nada de mal. ¡Toma dialogo ecuménico y pastoral de vanguardia!

No saben contestar en misa, ni lo que estoy celebrando. Tampoco comulga nadie, así que les prometo un misal para que se aprendan las respuestas, y le pido al líder que asista a un cursillo en Makeni pagado por la parroquia. Me dicen que si entusiasmados y no puedo menos de mirarlos con ternura y sonreír.

Luego, lo mejor: los juguetes, galletas, ropa, chupa-chuses… Y la carita iluminada de los niños. Una cara que te alimenta el alma y te hace olvidar los baches del camino.

¿Y sabéis que?, cuando arranco el Toyota para celebrar en Kabangkunah tengo un gozo profundo. Supongo que el gozo del Espíritu que nos invita a acudir a anunciar la alegría incluso en estos rinconcitos ocultos de la selva de Sierra Leona.

Más baches, más aplausos, más galletas Digesta, más juguetes y más caritas iluminadas de niños. Más ternura, al fin. Y el Espíritu sigue revoloteando donde le pega su real gana. También aquí.

De regreso, le recuerdo a Medo el transcendental partido que tiene Osasuna contra el Real Madrid. Le digo que he puesto dos botellas de vino tinto, una de blanco y una de pacharán en el refrigerador. Y que nos las vamos a beber si ganamos, pero que si perdemos estrello la de pacharán contra la pared. Y sabe que hablo absolutamente en serio con todo y que sea Pentecostés.

Espero que el Vicario General y los que acudieron a la competición bíblica recuerden su promesa y ofrezcan un pedacico de la intención de la misa por la salvación de Osasuna, y el resto por la salvación de la humanidad. Que no se hoy a quien le hace más falta.

Casi me da algo, pero ganamos. Estaba hablando por teléfono con Rafa cuando metimos el segundo gol. Recibo un mensaje de Pilar Linares:

-Enhorabuena, navarrico, otro año en Primera, aunque nos hagáis sufrir en Pamplona.

Todo un detalle siendo madridista de hueso colorado.

Lo dejo aquí porque más que blog parece una crónica de deportes. Pero es que no lo puedo remediar: soy genéticamente rojillo. Y culpa de ello la tiene mi padre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s