Africa ken kahuthukuma hoh keyan: Abril 2009

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Jueves, 2 de abril del 2009

Nos llegan Celia, Natan y Marta, enfermeros de Valladolid. Los conocí en mi viaje a España y me dieron una muy buena impresión. Vienen con ganas de echarnos una mano en los temas de salud. Y Celia se encargó de meter en el contenedor las medicinas necesarias.

Salgo con Medo a las 8 de la tarde vía Port Loko. Esperamos dormitando una hora en el aeropuerto a que llegue el avión de Air Morocco.

Viernes, 3 de abril del 2009

Han llegado puntuales, a las 2:30 de la madrugada y a las 3:30 ya estábamos saliendo para Kamabai. Nos ha amanecido en Makeni, y hemos llegado a la misión antes de que Manuel y Jamer volviesen de misa. Nos hemos preparado un delicioso desayuno y han preferido acompañarme a visitar Bumbankakendehka antes que irse a dormir. Os he dicho que esa aldea tiene su magia y que atrapa a todo el que la visita. Y los vallisoletanos no iban a ser menos.

De allí nos hemos ido a Kadala II a aclarar las cosas con el Chief porque ponía un montón de pegas para que nuestro operador de la moto sierra consiguiese madera. ¡Y nosotros mientras excavándole un pozo! En el camino les he explicado que siempre intento arreglar las cosas amigablemente, pero en caso de que se pongan tercos, los amenazo con denunciarlos al Paramount Chief por obstruir el progreso de la región. Se lo digo así, y me quedo tan fresco. Pero es lo que me funciona cuando las cosas se ponen tensas.

Gracias a Dios, todo ha salido bien, y hemos regresado a casa contentos. El Chief incluso se ha quedado prendado del pelo rubio de Celia y no le hubiese importado nada aceptarla como una esposa más de su colección.

Siesta monumental porque estaba agotado. Han debido llamar mil veces Grandpaaaa debajo de mi ventana, pero la verdad es que me morí en la cama y no me enteré de nada.

Sábado, 4 de abril del 2009

Reunión de Catequistas. Manuel se encarga de darles un mínimo de instrucción, y yo me doy una vuelta para recordarles su compromiso de visitar las aldeas puesto que la Misión les da una pequeña ayuda para ello. No les gusta que se lo recuerde y que lo llame salario, pero les digo que son 60 mil leones, la mitad del sueldo de un maestro, y que deben dedicar horas a la catequesis para ser merecedores del dinero.

Coco se lleva a Natan, Celia y Marta al baile de Kamabai. Lo cierto es que les va a resultar una experiencia alucinante. Sobre todo por la luz y el sonido del local.

Domingo, 5 de abril del 2009

Me toca celebrar en Kamabai, y realizamos la procesión de las palmas desde la carretera. Intento que entiendan los sentimientos de Jesús en aquellos momentos. Su desconcierto al verse aplaudido y vitoreado sabiendo que lo iban a crucificar 5 días después. Y que sus mejores amigos eran los primeros que lo iban a abandonar.

-Nadie tiene amor más grande que el que da la vida por los que ama.

Y desde aquel momento amar significa ser capaz de crucificarse por otro.

No sé si lo entienden demasiado, pero en fin, al menos no me puedo quejar de los cantos y de los vítores.

También a Natan, Celia y Marta les ha encantado la misa. Marta comenta que ha durado hora y media y que ni se ha enterado del tiempo. Yo, la verdad es que ni miro al reloj, simplemente dejo fluir la liturgia a su ritmo, al ritmo africano.

Por la tarde hemos ido a Makeni a darnos una vuelta y comprar pan. Resulta que un libanés ha abierto un chiringuito bastante aceptable donde te puedes tomar una cerveza fría y comer unas patatas fritas. ¡Y no estaban nada de mal!

Me cuenta Adama que se ha peleado con Seray por el arroz. Dice que las dos compraban a medias y que Seray cocinaba y comía a escondidas cuando habían decidido comer una sola vez al día. Y por los arañazos que tenía en el pecho parece que se dieron una buena agarrada. Tendré que oír la otra versión, pero lo cierto es que en la raíz de la pelea estaba el hambre, como casi siempre.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lunes, 6 de abril del 2009

Manuel y Medo salen a las 5 de la madrugada para Freetown. Intento arrancar el Toyota blanco y la batería no quiere, así que me voy andando para el Santuario para celebrar la misa. No han conseguido la llave de la Iglesia y nos hemos puesto a rezar el rosario sentados en las escaleras. Me siento bien, viendo amanecer rezando a nuestra Madre.

Los tres mosqueteros (Natan, Celia y Marta) han comenzado la atención a la gente. Como novedad, hemos decidido cobrar 2 mil leones por consulta incluidas las medicinas. Los ingresos se reinvertirán en medicinas, pero queremos de alguna forma evitar los abusos de otras veces. Además, si alguien debe volver a curarse no tiene que pagar otra vez.

Me comentan que hay un niño al que convendría llevar al hospital porque lo traen agonizando. Tiene 10 días y ni fuerzas para mamar. Natan saca leche del pecho de la madre y se la da al niño con una jeringa con antibióticos. Se ilusiona al verlo reaccionar. Le he dado a la madre dinero para que se fuese en transporte público al hospital de Magbenteh e inscribiese a Yaya Dabor en el programa de UNICEF. La tranquilizo diciéndole que es absolutamente gratis.

En la comida comenta:

-Sin exagerar, creo que le hemos salvado la vida.

Por la tarde me traen las radiografías del muchacho que cayó del mango. Tiene la mano rota y afectada la columna. Lo han trasladado al Goverment Hospital porque allí trabaja el Dr. Bundu, el único especialista de huesos de todo el País. Les ha dicho que no hace nada mientras yo no firme que me hago responsable. Les prometo ir mañana.

Voy a revisar los trabajos de OKP y me grita Adama que Yaya ha muerto en el hospital. Me duele tener que decírselo a los muchachos porque se habían ilusionado con la criatura. De todas formas, la condición en que lo trajeron era terminal, así que nos les extrañará demasiado. No comentan mucho, pero sé que les duele. En fin, esa es nuestra cruda realidad, y a veces me pregunto si ellos lo sienten, la muerte me refiero, tanto como nosotros, o tiene razón el Dr. Turay cuando me comenta que la vida tiene en este pueblo diferente valor. Lo que pasa es que no deja de ser una vida, a pesar de que aliente en un niño, negro, tercermundista, miserable, sucio….y sin fuerzas para mamar.

Manuel ha regresado con Medo de Freetown y han conseguido las partes de la moto y entregado los papeles para conseguir los visados de las doctoras catalanas.

Me ha llamado Chema para ver si le podía echar una mano con los visados de los niños que la Fundación del Real Madrid ha invitado a conocer el Santiago Bernabéu. Coco se ofrece a ir a Dakar, Senegal, a por ellos.

Martes, 7 de abril del 2009

Coco se nos va a Dakar, Senegal para arreglar los visados de los muchachos. Nos había pedido el favor Chema y no hemos podido negarnos. Además, lleva un poco de dinero para viáticos y no tendrá que vivir de la caridad pública como en sus anteriores viajes.

Jueves, 9, viernes 10 y sábado 11 de mayo del 2009: Triduo Pascual.

Concelebramos en el Santuario. Manuel se ha esmerado en preparar la ceremonia, pero a la mera hora no tenemos ni el número suficiente de apóstoles para lavarles los pies.

-Es deprimente, me dice en la sacristía. ¿Comenzamos?

Estoy triste al ver la Iglesia prácticamente vacía en un día tan especial para nosotros. No me aguanto y antes de terminar la misa le pido a Manuel que me deje decirles unas palabras:

-¿Sabéis qué?, no estoy enojado, estoy triste. Hoy es un día muy especial para Manuel y para mí, y nos hubiese gustado que nos hubiese acompañado más gente. Somos sacerdotes y estamos orgullosos de serlo. Y hoy es el día en que Jesús instituyo el sacerdocio. Simplemente quiero que lo penséis. Que penséis que Manuel y yo también tenemos corazón y que nos duele vuestra indiferencia.

Intentamos que la cena sea agradable, pero todos tenemos un poso de amargura en el alma.

El Viernes Santo, lo mismo. Esta vez soy yo quien predico. Les invito a pensar que la cruz solo es el camino, no un fin en sí misma. Que después del dolor viene el gozo, después de la soledad, la compañía, y después de la muerte, la vida. Que hemos nacido para resucitar, como Jesús. Y que el precio de la Gloria nos lo recordó ayer Manuel en la homilía: amarnos como hermanos.

La Vigilia Pascual está un poquito más concurrida. Les encanta acarrear madera para la hoguera y bailotear alrededor. Presido yo. ¿Cuándo resucitara nuestro pueblo?, me pregunto ensimismado mientras palmotean en el Gloria.

Nos miramos: esto es lo que hay. Reconozco que para un joven que venga de Filipinas, donde el pueblo llena las iglesias en un domingo ordinario (no me quiero imaginar lo que será en estos días), debe ser pastoralmente frustrante el vivir aquí. Pero esto es lo que heredamos y lo que tenemos, y desde donde debemos construir.

Estoy absolutamente seguro que los primeros misioneros en Filipinas se dedicaron a construir iglesias, centros de salud, escuelas… Hoy, te enseñan orgullosos universidades Recoletas con más de 6 mil alumnos. Nada hubiese sido posible sin los primeros pasos, sin unos buenos cimientos. Y eso es ni más ni menos lo que intentamos hacer aquí. Algún día, lejano quizás, nuestras capillas se llenarán de gente agradecida. Y nosotros también tendremos culpa de ello, aunque ahora nos frustremos.

Nos buscan en cada necesidad, como buscaban a Jesús. Y creo que es pastoralmente correcto el abrir de par en par las puertas del corazón.

Domingo, 12 de mayo del 2009

Los llevo a Bumbankakendehka para que disfruten de mi Paraíso particular. No me defraudan. Misa sentida y vivida. Iglesia llena y danzas tradicionales de postre. Les regalan piñas, gallos… Todo es poco para mostrar su agradecimiento por nuestra visita.

Me dicen que están felices con la escuela, y que quieren terminarla en mayo. A este ritmo creo que es posible.

Por la tarde llega Joseph para ir todos juntos a River Number II. Edgar y Abe han ido directamente para preparar las habitaciones y la cena.

Llegamos tarde, pero nuestros hermanos cumplieron su cometido a las mil maravillas. A la luz de la luna, cangrejos y langosta para cenar. Y una cerveza Star bien fría.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lunes, 13, Martes, 14 de mayo: Outing.

Es una tradición por estas tierras el salir un día al campo a comer con la familia, o a bailar y ver gente si no hay nada que echarse a la boca, que suele ser bastante común.

Nosotros decidimos irnos a la playa. Fuimos todos: Manuel, Jamer, Joseph, Edgard, Abe, Celia, Marta, Natan, y un servidor. Fueron un par de días de camarería y de relax. ¡Y bien merecido que lo teníamos! Paseos interminables por la playa y buena comida.

Edgard y Jamer se encargan de cada detalle. Incluso de los huevos fritos del desayuno. Ibrahim nos conoce y nos tiene el pescado a punto a la hora convenida. ¿Qué más se puede pedir?

A ver si al leer esto se anima algún voluntario más para la misión.

Jueves, 16 de abril del 2009

No hay como una buena caminata para contrarrestar los excesos de una buena mesa. Así que con Celia, Marta, Natan y Félix, me fui a Kathanta II a celebrar por primera vez su fiesta patronal. Dejamos el Toyota en Kathadumbu. Para mí no dejaba de ser un viaje más. Para ellos, algo especial por lo típico del paisaje: selva, baffas…

De allí a Kamangbangbanranthan. Ni se las veces que he subido la cuesta. Esta vez resoplaba doble por los kilos de más conseguidos en España y Filipinas. Para Valladolid, la aldea tiene un significado especial. Allí hicieron su pozo, y con su nombre bautizaron a su grupo de voluntarios. No me extraña que Celia tuviese tanto interés en conocerla.

Saludamos a la comunidad y el maestro se queja de la poca asistencia a la escuela de las escuelas de alrededor. Le prometo hablar con los de Kathanta. Un trago de agua, y continuamos viaje con varios de la aldea que acuden a la fiesta.

La bajada es salvaje y no puedo dejar de pensar en que si bajas, tienes que subir.

Llegamos a Kathanta II y nos recibe un enjambre de chiquillos sorprendidos por tanto blanco. Todavía quedan chupa-chuses y globos, lo que hace la delicia de los más pequeños.

Se ve que han preparado la sencilla capilla-baffa porque reluce de limpia. Yo miro para arriba para que no me sorprenda ninguna serpiente, ni escorpión. En este tipo de construcciones no es la primera vez que me dan un susto.

Volvemos después de comer, temprano. La subida es peor de lo que me la imaginaba. Casi me da una pájara. Celia subió de la mano de un niño de un palmo escopeteada, pero yo decidí hacerlo a mi paso. Natan no me dejaba solo controlando mi respiración. ¿Tan viejo me veo ya? En la cima Celia me dice que si sigo caminando así, a las 2 de la tarde, me va a dar algún día un infarto. Nuevo trago de agua en Kamangbangbanranthan, y para casa. La ducha y la cerveza fría saben a gloria.

Me desespero con Sophian por el contenedor. Algo me huele mal, pero no tengo más remedio que aguantarme.

Me visitan los voluntarios españoles de la cruz roja que conocí en el viaje de Ghana a Sierra Leona.

Natan, Celia y Marta se han ido por la tarde a ver a Myriam y han vuelto con el alma encogida. Se les nota en la cara.

-¿Dormiríais vosotros en esas condiciones?, les ha preguntado Natan.

Sorprende la pasividad con la que ven sufrir a un semejante. Quizás yo ya tenga más callo de tanto sufrirlo. Pero a ellos se les ve muy afectados. Marta lloraba de rabia.

Nuestra conversación se centra en lo desesperante que es ver a una niña en esas condiciones: tuberculosis, orines y heces…, cartón y suelo…. Y nada más. Y el silencio de siempre. Y la mirada angustiada. Una mirada vacía que ya no pide nada, simplemente morir en paz y con un mínimo de dignidad.

Charla de sobremesa y lluvia. Hablamos de lo divino y de lo humano. Y de la vida eterna. Les digo que si no creyese me volvería loco. Que debe haber un lugar, un Paraíso para Miriam y para el crio que murió con 10 días sin disfrutar de la vida. Que la vida no puede ser solo eso. Que debe haber una Vida con mayúsculas a pesar de tanto sufrimiento. Y que lo acabamos de celebrar en la Vigilia Pascual. Y que gracias a eso, tragamos saliva y seguimos adelante.

Viernes, 17 de abril del 2009

No he dormido en toda la noche por el cansancio. Tengo agujetas hasta en el alma. No es fácil palpar esta realidad y permanecer indiferente.

Cuando volvía de misa me he topado a Natan, Celia y Marta. Venían de bañar a Miriam. Le cambiaron la ropa, curaron sus heridas…, y la acariciaron. Estoy seguro de que nunca olvidarán su mirada, la mirada del dolor profundo y de la gratitud por sentirse por primera vez en toda su vida, en su tierna vida de 15 años, acariciada y querida.

¿Contagio? Es posible, naturalmente, puesto que Miriam tiene SIDA y tuberculosis. Pero peor, mucho peor es la indiferencia. Ser indiferente por miedo, en este caso, es un crimen.

Buscamos una solución para la niña y decidimos ingresarla en el dispensario de Kamabai e ir a medicarla y alimentarla todos los días. En nuestra casa ya no tenemos habitaciones, pero estoy seguro que sería el lugar más indicado.

Por la tarde hemos ido a recoger a Miriam a su casa y he estallado con los que allí vivían. Incluso les he amenazado con borrarlos del programa de becas. Al tomarla en los brazos sientes que no pesa nada: es solo piel y huesos.

En la pared, pintada con letras grandes, esta leyenda:

Jesus is here (Jesús está aquí)

Pienso que nada es más cierto, que allí, en ese cuerpecito llagado está Jesús, el mismo que crucificaron después de pasar haciendo el bien. Me estalla la cabeza de rabia por la injusticia.

Nada más subir al coche nos señala el costado. Tiene huellas de azotes. La han apaleado como a un perro. Supongo que han descargado en ella el coraje por verse descubiertos por mí. Solo le faltan las llagas del costado. ¡Dios mío, qué horror!

-¿Voy a la policía? ¿Y para qué?

Siento hervir la sangre y me como las lágrimas.

Lo que me faltaba, me han robado la cámara digital y en ella todas las fotografías que todavía no había bajado al ordenador. Lo que más siento son las fotografías porque tenía unas del contenedor y de la playa geniales. Me la han robado del Toyota. La dejé allí cuando llegamos agotados de la caminata, y a alguno de los enfermos que acuden diariamente a consulta se le hizo fácil apropiarse de lo ajeno.  Tengo que pedirle a mi cuñado que me traiga otra. ¿Para qué me cabreo?

Sábado, 18 de abril del 2009

Le he pedido a Diosito con toda mi alma que se llevase a su seno a Miriam. La situación de la muchacha está alterando profundamente a mis amigos vallisoletanos, y no es justo.

Me llaman diciéndome que ha muerto y le doy gracias a Dios.  No quiero ni ir a verla, porque seguro que me agarraría con el primero que soltase la primera lágrima.

Había decidido hacer una locura: tomar el cuerpo de Miriam en mis brazos y ponerlo al pie del altar en la misa del domingo. Y gritar que con nuestra indiferencia, que con nuestro miedo al contagio la estábamos matando entre todos. Y que si había de morir, al menos le podíamos proporcionar una muerte digna. Pero Dios se la ha llevado primero. Él sabrá por qué.

Nos visita Eva, de Médicos del Mundo para pasar el fin de semana con nosotros. Está trabajando en un proyecto de letrinas en Kabala, y hace tiempo que nos había prometido la visita. Llega justito a tiempo de ayudarnos a descargar el contenedor.

Si, habéis oído bien, por fin nos llegaron las tan esperadas máquinas. Es increíble cómo llenan los espacios los de Valladolid: no hay ni un solo rinconcito donde no encuentres un jabón o una caja de galletas. Incluso dos sacos de patatas había metido mi cuñado. ¡Y todo por decirles que iban a comer y beber lo que mandasen! Han llegado crecidas, pero todavía hemos podido aprovechar casi un saco.

Los trabajadores se han pegado una auténtica paliza para descargar las máquinas de ebanistería. Y venía una lavadora que nos solucionará los problemas en tiempo de lluvia. Y una moto azada. Y papel higiénico. Carrefour, vamos.

Me quedo sin palabras para agradecer a la comunidad educativa del Colegio San Agustín de Valladolid, especialmente a los grupos de voluntarios, el esfuerzo realizado para que podamos seguir ayudando a este pueblo. También del Colegio San Agustín de Chiclana de la Frontera enviaron herramientas. Y del Colegio Romareda de Zaragoza, ropa. Y más de 300 cajas de galletas Digesta de Viana porque se les habían tostado un poquito más. ¡Ojala se les pase el horno siempre!, que nos saben deliciosas.

Juan Luis, ánimo  amigo, que nos decían que era imposible y ya vamos a por el séptimo contenedor. Recuérdaselo a nuestro común amigo Javier Uso que con su generosidad sigue haciendo posible el milagro.

Sigo con agujetas: ha sido mi primera gran caminata después de volver de Filipinas y se notan los kilos. Peor son las agujetas del alma. Y hoy Miriam me golpeó profundamente. Muy profundamente.

Pero hay que seguir, seguir a toda costa aunque el camino se ponga cuesta arriba, como el regreso de Kathanta II, y que Celia me repita con frecuencia:

-Lo tienes crudo, Grandpa, muy crudo.

Domingo, 19 de abril del 2009

En la homilía me he desahogado. Nunca me había sentido tan fuera de mí predicando. El silencio se podía cortar, pero sé que mañana se habrán olvidado. ¡Y quizás sea mejor así! ¡Hay tantas Miriam en África muriendo en silencio entre pis y caca!

Lo digo siempre, no es lo mismo leer en Google que Sierra Leona es el País con mayor índice proporcional de sida, que tomar a Miriam en los brazos y aguantar su mirada.

Lunes, 20 de abril del 2009

Celia y Marta se encargan todas las mañanas de ordenar un poco el lio de cajas del contenedor. Les he pedido que tengan una experiencia de entregar las cosas en las aldeas, para que vean que no es fácil hacerlo sin perder los nervios.

Hemos subido a la escuela secundaria a repartir los regalos que mandaron los padrinos en el contenedor, pero no había nadie. Bueno, sí que lo había, el papa de Miriam, Mr. Tamba Sesie. Me ha dado las gracias por ayudar a su hija. Yo simplemente le he preguntado cómo la pudo dejar morir como a un perro. Y me he dado la vuelta.

Por la tarde hemos ido a repartir ropa, galletas, arroz y juguetes a Kamathidi, y los vallisoletanos han disfrutado de la experiencia de dar.

Jueves, 23 de abril del 2009

Cumpleaños de Jamer. Tiene una edad real de 39, y oficial de 37 por un error de su pasaporte. Viene Kamalu en pleno, y ya sabéis como los filipinos montan las fiestas: comida deliciosa, y karaoke de postre. Y, por supuesto, sin faltar el Lady in Red de Joseph para deleite de las damas voluntarias.

 Lunes, 27 de abril: Día de la Independencia

Nada mejor para celebrar día tan especial que irnos a Freetown atendiendo a la invitación de Eva de Médicos del Mundo. Además quieren comprar pulseras y manteles para llevar a la Asociación Kamabai de Parquesol, Valladolid. Me pongo en contacto con Hannah, y le digo que en el transcurso del día pasaremos a por ellas.

El tráfico en Freetown es denso por la cantidad de desfiles que marchan por el centro de la ciudad. Puedo señalarles el Cotton Tree (árbol de algodón), algo así como un símbolo patrio donde ataban a los antiguos esclavos. Hoy, son otras las cadenas que amarran a este pueblo a la miseria. Las cadenas de la incultura y de las falsas tradiciones, como la Bondo (mutilación genital). Las cadenas de una corrupción sin límites en todos los estamentos gubernamentales. Cadenas de tifus, de malaria, y un sinfín de enfermedades por falta de acceso al agua potable.

Y es que ese precisamente era uno de los puntos de los Objetivos de Desarrollo del Milenio:

-“Reducir a la mitad el porcentaje de personas sin acceso sostenible a agua potable y saneamiento básico”.

Pero aun cumpliendo esa meta propuesta para el 2015, todavía unos 800 millones de personas seguirán sin acceso al agua potable. Es probable también que no se consiga reducir a la mitad el número de personas que viven sin saneamiento básico; no se conseguirá este objetivo por una diferencia de casi 500 millones de personas.

Cierto que podemos ayudar a cumplir esos objetivos cavando pozos (y ya llevamos 28 en 3 años), pero nada se conseguirá sin una educación básica para la salud en nuestras aldeas. Y es que muchas de las infecciones vienen por el tratamiento y almacenamiento del agua en el hogar. Y quien ha visto una baffa en Sierra Leona donde conviven perros, gallinas, y personas, sabe de qué estoy hablando.

De nuevo las estadísticas nos recuerdan que en el África subsahariana se producen al año 627.000 muertes de niños menores de 5 años simplemente por no tener acceso a un agua en buenas condiciones. Cuando no se le trata, la diarrea aguda, puede producir la muerte en un día o menos, como sucede con el cólera. Diariamente mueren más de 5 mil niños y niñas por enfermedades diarreicas, especialmente niños menores de 5 años.

La desnutrición, una condición que tiene que ver con más de la mitad de todas las muertes de menores de 5 años, se relaciona estrechamente con la diarrea. Las enfermedades infecciosas y, en particular, las diarreicas, son la causa más importante de adelgazamiento y retraso en el crecimiento de los niños de Sierra Leona.

Disculpadme esta verborrea estadística, pero es que cuando los ves (a los niños me refiero) y lo sufres todos los días a la puerta de tu casa, te hierve la sangre. Esto sí que es una pandemia que debería avergonzar al mundo entero, y no la porcina.

Natan, Celia, Marta, Anna Avecilla, Anna Isart y Noemi, nunca podrán olvidar el momento en el que los fríos números de las estadísticas les miraron a los ojos llorando de hambre.

Por eso me pregunto si tenemos realmente algo que celebrar, o es que simplemente hay otros intereses escondidos a los que les interesa que creamos que somos independientes.

En fin, amigos,  elucubraciones mentales aparte, nos fuimos a amorfinar los sentimientos bailando en Aces. Máximo, voluntario de Médicos del Mundo, italiano, pero que habla español perfectamente, se mueve en la noche de Freetown como pez en el agua e hizo de cicerone. Bailaron los vallisoletanos con Medo, Eva y Máximo hasta la extenuación. Celia y yo, sentaditos en un taburete como los loros, cuidábamos de nuestros hijos. ¡Solo nos faltaban las pipas!

De ahí a Paddy’s, un lugar más tranquilo, y con la posibilidad al menos de sentarnos Nos retiramos tarde a dormir a la casa que tienen alquilada los de Médicos del Mundo que nos acogieron con autentico cariño. ¡Qué palacio! Con una terraza al mar, que para qué os cuento. Hasta ganas de comprar la casa me dieron.

imgp1240

Martes, 28 de abril del 2009

Me llama Anna para que intente comprar un pastel para celebrar el cumpleaños de Noemi. Quieren darle una sorpresa.

-¿Joderrrrrrrrrrrr, un pastel en Freetown? ¿De fresa o de chocolate?

Pasamos por China Town y Celia se encarga de comprar una especie de bizcocho que puede hacer las veces del pastel.

La cena resulta familiar. Las compañeras de Noemi han decorado el comedor recordándole que cumple 26 años. Y con una guitarra con cuerdas de acero insoportables para las yemas de los dedos, repasamos todos los corridos mejicanos habidos y por haber. Parece como si nos conociésemos de toda la vida.

Sonrío interiormente y uno de los corridos se lo dedico a mi padre, a eto-eto: también hoy es su cumpleaños y supongo que lo estará celebrando en el cielo como se lo merece.

 Jueves, 30 de abril del 2009

De nuevo las despedidas y el alma encogida. La partida de los vallisoletanos nos duele a todos, especialmente a ellos. Me preguntaban si algún día podrían volver. Les digo que nunca he preguntado si puedo o no puedo volver a mi casa.

La convivencia con las catalanas ha sido genial, y han hecho un grupo fuerte y unido en el trabajo.

Celia ponía pedacitos de corazón de madre en todo lo que tocaba. Marta unas ganas locas por vivir y una alegría contagiosa. Natan, el agnóstico de los… (él me entiende) una profesionalidad exquisita y una pasión por curar sorprendente. Cada herida, era para ellos un reto. Y disfrutaban con su trabajo contándome las semanas que esa misma herida habría tardado en sanar en España. Decían que todo parecía milagroso. ¿Acaso no lo era? Arrancar sonrisas de la tristeza endémica, cerrar heridas, dar chupa-chuses a escondidas del Grandpa… todo eso son los pequeños milagros de la solidaridad. Dios nos ha llenado el corazón de milagros, solo necesitamos dejarlos aflorar. Dejar salir lo mejor de nosotros mismos al servicio del hombre, del ser humano. Y Celia, Natan y Marta, así lo hicieron.

De nuevo a Lungi, en silencio, rumiando las sensaciones. Yo con un sabor agridulce. Se van tres excelentes personas, pero llega mi cuñado Jesús, con Eduardo y Kike en el mismo vuelo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s